La belleza de un sonido…